La Arquitectura rota

Hola familia. Bienvenidos de nuevo.

Hoy empiezo contándoos que para mí es evidente que hay una distancia, ahora mismo insalvable, entre arquitectura y sociedad. Se puede resumir en que no se valoran las nuevas arquitecturas, no se entiende muy bien qué hace o para qué sirve un arquitecto, o en que hay una gran sensación de desengaño en la relación arquitectura – crisis actual. Otro ejemplo lo pone, magníficamente explicado, Miguel Morea en Arquitectación.

No vengo aquí a justificar o defender a ninguna de las partes, sino a exponer lo que yo creo que es el nacimiento y germen de esta Ruptura.

Como yo no sé explicar las cosas sin a) irme por las ramas y b) comparar cosas entre sí, empezaré intentando resumir una brecha similar ya conocida por todos, y así además me salgo de mi campo y nadie me puede acusar de ser parcial. Hablo de “la tomadura de pelo del arte moderno”

Cuando digo “tomadura de pelo del arte moderno” me refiero a ese conjunto de sensaciones y frases que surgen cuando la gente ve un cuadro casi todo rojo, o con un montón de manchas, o un urinario en un pedestal. Frases y sensaciones que normalmente se resumen en “¿pero qué … ?”

casi todo rojo

esto lo podría hacer yo

son unas manchas de pintura

esto lo podría hacer mi sobrina

un urinario

esto… ¡¿esto qué es?!

Estos hechos ya conocidos se deben a un gran cambio que ocurrió en el arte en el período que engloba las guerras mundiales. En aquel momento, una serie de grandes cambios tecnológicos y sociológicos provocan grandes cambios culturales. Por ejemplo la creación de grandes industrias conlleva la migración de la población del campo a la ciudad y el nacimiento del mundo obrero.

En el arte, tecnológicamente aparece la fotografía, socialmente, ocurren dos guerras mundiales. Desde mi punto de vista, además, se había llegado al límite de lo que se puede conseguir en arte figurativo:

¿se puede pintar mejor esto?

arte figurativo (hoy) = arte (entonces)

En particular, las guerras mundiales afectaron a la manera de ver el mundo de los artistas, que empezaron a replantearse cómo representar lo que sentían o lo que provocaba lo que veían, porque era evidente que pintar la realidad lo más parecido a lo que se veía no era suficiente. Además existía la fotografía, que ya resolvía ese problema. Y había precedentes de artistas que lo habían hecho:

Turner pintaba así

Turner: PRUEBA A

pero QUISO pintar así

Turner: PRUEBA B

Para concluir puedo comunicaros que yo creo que tenían razón. Porque a mí me explica más cosas el cuadro siguiente que la fotografía siguiente. Sin menospreciar la fotografía.

Bombardeo de Guernika

Picasso Guernika

Dicho esto, yo entiendo que la ruptura entre la sociedad y el arte moderno se da porque la inquietud del artista de aportar algo más no se corresponde con la necesidad o el interés de la sociedad, que no quiere algo más. Quiere volver a estar bien, como estaba antes. Quiere imaginar que ciertas cosas no pasaron, o que no han trastocado totalmente su manera de ver el mundo. Pero esto es una teoría mía. Me gustaría que me contase su opinión un historiador del arte, o un historiador, o un filósofo. Me gustaría saber qué opinas tú. Cuéntame y hablamos.

Pero sigamos, que yo he venido aquí a hablar de Arquitectura. Sinceramente espero que hayáis visto un cierto paralelismo arte – arquitectura en mis últimas frases: “…la inquietud del artista de aportar algo más no se corresponde con la necesidad o el interés de la sociedad…”. Para mí esta es la clave.

La Arquitectura es una de las grandes Artes. A mi parecer, la más interesante. Porque no sólo es Arte, sino que debe someterse estrictamente a las necesidades del hombre que la habita, que la usa. Si no, no es Arquitectura. Es escultura, o es construcción o es otra cosa, pero no Arquitectura. Y en esa dificultad yo encuentro su interés.

Si la Arquitectura es una de las grandes Artes, entonces ¿le habrá afectado los mismos condicionantes que a las demás? Como os podéis imaginar, sí. Ocurrió lo mismo que con las demás. Los cambios tecnológicos (avances en sistemas constructivos y nuevos materiales), los sociológicos (migración de población a las ciudades masivamente, la reconstrucción de posguerra) y culturales (los viajes y la mezcla cultural consecuente, las vida en épocas de guerra y posguerra) trastocaron totalmente la manera de hacer, ver y sentir la Arquitectura.

Os comento algunos ejemplos:

En esta época surge una visión que se centra en los aspectos más “objetivos” de la Arquitectura y se desmarca deliberadamente de la que se hacía hasta entonces. Algunos ejemplos los ponen la creación de los CIAM (Congreso Internacional de Arquitectua Moderna), el grupo ABC, Le Corbusier o Mies Van der Rohe. Que igual os suena algo. Un resumen muy genérico de sus ideales sería que buscan una arquitectura nueva, que exprese el espíritu de su época. Según su punto de vista, este espíritu de la época lo definen: las nuevas aportaciones tecnológicas, la industrialización, la máquina al servicio del hombre, y no tienen que ver con lo usual hasta entonces, es decir, la composición como mecanismo de creación, la continuidad con lo existente o la búsqueda de una imagen compositiva correcta. Esto después resulta que es un poco mentira, pero eso es complicado de explicar y lo interesante es que pretendían una cierta ruptura con lo existente, porque consideraban que no daba una respuesta a las necesidades contemporáneas en Arquitectura.

Tenreiro La Atalaya

Capaces de lo mejor

Torres Blancas Sáenz de Oíza

De lo más polémico

Robin Hood Gardens Allison y Peter Smithson

Y de lo peor a través de la ingenuidad

Esta gente es en gran medida responsable del barrio de las flores en A Coruña, hicieron estudios de vivienda mínima para reconstruir las ciudades destruídas, y construyeron rascacielos en Chicago y Nueva York. También plantearon la superación de la ciudad clásica, crearon una nueva manera de hacer vivienda e intentaban democratizar el acceso a la mejor arquitectura posible. Otra cosa es que a veces se equivocaran, pero pensad en el tipo de ciudad que existía antes, en lo que ellos imaginaban: gente hacinada en viviendas donde no caben, en calles donde no llega el sol, sin alcantarillado, sin agua corriente. Ciudades destruídas por bombardeos. Ciudades reformadas con un interés higienista pero siempre al servicio de un orden clásico y por motivos político-militares, segregando las zonas que no interesaban.

Estos son los más conocidos. Pero hubo otras maneras de ver las nuevas necesidades, la nueva arquitectura. Hubo gente que vio nuevas posibilidades expresivas en los nuevos materiales. Y gente que buscó un enfoque de retorno a las ideas generatrices de su cultura, de su región.

320px-Einsteinturm_7443

Torre Einstein – Erich Mendelsohn

Auditorio Biblioteca Viipuri Alvar Aalto

Alvar Aalto – Auditorio

Ahora la pregunta es ¿cómo recibió la sociedad estos cambios? Pues en general, causaron muchísima polémica. Y desde luego hoy día es parecido. Hay una sensación de extrañeza, incomprensión y también indiferencia. Esto no puede ser, la arquitectura la vivimos, la sufrimos todos los días.

Cualquiera que viva en el barrio de las flores, o en barrios similares de todo el mundo os lo puede contar. Cualquier persona que pasea por las zonas viejas de las ciudades y no entiende este tipo de intervenciones. Mi suegra, que comenta que el auditorio de Vilagarcía no se sabe que es un auditorio. Sin embargo, si tuviera unas columnitas… ¿Como el Palacio de la Ópera de Coruña?, pregunto, y “Sí, por ejemplo”, me dice ella. O todo el rural gallego, que cuando se hacen ciertas casas nuevas, son “como un centro de salud“. O hablando con mis padres porqué es un error el Palacio de Congresos de Oviedo. Y realmente ellos decían sin mucho convencimiento algo como “Bueno, a mí no me gusta, pero yo no sé. Es muy grande, eso sí.”

Pues yo vengo a decir que algo saben. No todo. Quizá no saben porqué. Quizá creen por motivos poco fundados, o resultantes de prejuicios. Pero yo pregunto ¿quién no tiene prejuicios? ¿vosotros pensábais en primero, en segundo o en tercero de carrera que vuestro edificio favorito sería del siglo I antes de Cristo? Yo pensaba que no. Yo pensaba que la arquitectura trataba de materiales nuevos y de ligereza y de rapidez, y de inventar nuevas maneras de vivir la ciudad y la casa. ¿Y sabéis qué? Me equivocaba, y al mismo tiempo tenía razón. Trata de eso, pero también trata de entender las necesidades de la gente, sus prejuicios y SU manera de vivir la ciudad y la casa. Trata del refugio, del hogar, de la escala, la luz, el espacio, el tiempo, cosas que no han cambiado y no cambiarán. Nosotros debemos aportar una transición de lo que ya conocen a lo que necesitan. Y debemos saber que nos equivocamos, y ser flexibles:

No te establezcas en una forma, adáptala y construye la tuya propia, y déjala crecer, sé como el agua.

Por tanto creo que nosotros debemos aportar, enseñar, explicar. Hacer divulgación de arquitectura. Explicar que si la ciudad es como una casa, en la que vives cada día, debe funcionar para tí, cada una de sus partes y sus relaciones entre sí. Necesitas independencia entre la zona de descanso y la zona de ocio, necesitas una relación directa entre determinadas zonas. Y hay una dualidad -desde un punto de vista analítico- entre el arte y la ingeniería de la ciudad.

Si un nuevo edificio para una ciudad es como un libro que te compras para tu biblioteca, yo pienso que necesitas saber que los libros no se compran por su cubierta. Además, un nuevo edificio en una ciudad podría ser más bien como una pintura colgada en tu salón, la fachada de la ciudad como una composición. Se debe juzgar si es un caso u otro o una mezcla de los dos según un conjunto de parámetros: su uso, su situación en la ciudad, su entorno inmediato, su coste, su aportación a la ciudad. Debes decidir qué quieres para tu casa, para tu ciudad. Y las herramientas para juzgarlo, para analizarlo, se pueden explicar. Las herramientas se usan, por ejemplo, la talla de nuestra ropa para saber si nos servirá – más o menos – o cuando nos fijamos en los ojos y agallas del pescado en el mercado.

Bueno. Creo que ya he contado lo importante. Ahora os toca a vosotros decirme en qué me equivoco 😉

Gracias por leerme. Próximamente hablaremos de algunos de los edificios y arquitecturas que he mencionado, pero si os interesa algún tema más que otro, por favor decídmelo en comentarios, estaré encantada de leeros y de empezar por uno de interés público.

Advertisements

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

About crisarquitectónica

Aprendiendo y divulgando Arquitectura. Ven a ver qué cuento en https://cristinamartinezgonzalez.wordpress.com/ o habla conmigo en twitter: @crisarquitecton

2 responses to “La Arquitectura rota”

  1. Alberto Fortes Novoa says :

    Hace varios días que he leído esta entrada, y estos me han servido para reflexionar sobre la distancia entre arquitectura y sociedad. Por un lado estamos en un momento en el cual los modelos recientes, que hasta hace un par de años era de lo que todos los estudios de arquitectura sobrevivían -destruir, destruir y más destruir nuestras ciudades-, ya no son cosas que pasen desapercibidas para el resto de la sociedad. Además estamos en un momento en el que todo el conocimiento es abierto (opensource) y el modelo de estudio con una figura que dirigía a quedado anticuada; por mucho que los “viejos arquitectos” intenten mantener un modelo con el que vivieron; pero este ya se encuentra caducado.

    En la época actual ya no existe la diferencia entre la sociedad y el arquitecto; hecho que se enseñaban en las escuelas, explicando que el arquitecto era el único que entendía de todo. Los jóvenes arquitectos agrupados de maneras muy flexibles, como los colectivos (http://aaccsevilla.wordpress.com/category/colectivos/) han empezado a integrarse y mezclarse en la sociedad con otra gente también interesada en la vivienda o en la ciudad. La utilización de la crítica desde la profesión sobre los errores cometidos anteriormente y que se habían defendido desde los más altas esferas del gremio (http://concursosnundo.wordpress.com/). La utilización de las redes creadas con la utilización de internet a mejorado que el trabajo sea más cooperactivo y que se puedan llegar a hacer frente a la “crisis” actual, tanto de la arquitectura como política, económica, periodística, …

    Frente a los comentarios de si estamos cada vez más lejos de la sociedad; debemos de intentar, cada uno en la medida de sus posibilidades, que esto no ocurra; ya que hay muchas cosas de aprender de la sociedad organizada, que puede revertir de una manera importante en la arquitectura y sino llegaremos a convertirnos en una figura completamente prescindible. Participando en movimientos ciudadanos que tiene que ver con nuestra profesión podremos aprender técnicas y herramientas que no utilizamos, como pueden ser las diferentes maneras de que habitamos (http://masqueunacasa.org/habitapedia).

    Yo creo que estamos en el buen camino para que no seamos vistos como extraños en la sociedad; y seamos considerados unos más en la masa.

    • cristinarquitecta says :

      Gracias Alberto.
      No podría pedir un comentario mejor para esta entrada, porque tú introduces lo que yo dejo en el aire, que es analizar la situación actual y decidir cómo actuar ahora.
      Coincido contigo, creo que estamos en el buen camino, y ese interés de dejar de ser extraños en sociedad es guía de este blog.
      Otra vez gracias, y un abrazo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: